COMIENZA SU ANDADURA EL GRUPO DE TRABAJO SOBRE GESTIÓN EMOCIONAL EN URGENCIAS Y EMERGENCIAS DE SEMES ANDALUCIA.

Oct 6 • General • 9222 Views • No hay comentarios en COMIENZA SU ANDADURA EL GRUPO DE TRABAJO SOBRE GESTIÓN EMOCIONAL EN URGENCIAS Y EMERGENCIAS DE SEMES ANDALUCIA.

GRUPO DE

GESTIÓN EMOCIONAL SEMES

 Cada momento de nuestra vida es percibido por nosotros de una forma diferente a cómo lo experimentaría otra persona. Esa percepción colorea la situación vivida y le imprime un matiz emocional único,que informa a nivel inconsciente del grado en que es favorable o no para nosotros esa circunstancia. Igualmente esa emoción tiene la función de permitirnos recordar los eventos en función de la importancia que tienen desde el punto de vista de la supervivencia.

Cuando la emoción se intensifica nos imprime un estado de ánimo que se traduce a nivel fisiológico (gestionado por el sistema límbico), cognitivo (gestionado por la corteza cerebral) y conductual (resultado de todo lo anterior) para favorecer nuestra adaptación a esa circunstancia, la interacción social y aceptación en el grupo, y motiva la dirección y fuerza de nuestro comportamiento. El fin último de las emociones es preservar nuestra supervivencia a toda costa.

Las situaciones de nuestra vida pueden ser clasificadas en función de la emoción provocada, así hay experiencias asociadas al enfado (cuando nuestro territorio físico, mental o emocional se ve invadido), a la tristeza (si sentimos una pérdida), al asco (cuando rechazamos algo), al miedo (al sentir una amenaza o peligro para nuestra integridad) o a la alegría (cuando sentimos bienestar).

Gracias al conocimiento de las neuronas espejo (área de Broca, área parietal inferior, zona superior de la primera circunvolución temporal, lóbulo de la ínsula, zona anterior de la corteza del cuerpo calloso) podemos explicar cómo las emociones se pueden propagar de unas personas a otras y cómo pueden afectarnos los estados de ánimos ajenos.

Las neuronas espejo nos permiten entender cómo funciona la empatía y las intenciones y motivaciones de los demás, no pensando sino sintiendo (Rizzolatti, Fogassi y Gallese, 2001). Literalmente percibimos los estados emocionales de otras personas como si fueran propios, resonamos emocionalmente con los demás (Fenómeno de Resonancia Límbica).

Tener conciencia de nuestros estados emocionales es imprescindible para diferenciar lo propio de lo ajeno, modificar nuestro estado e influenciar en el de los demás.

El conocimiento de las neuronas espejo y de las emociones nos permite adquirir habilidades gracias a la simulación (aprendemos observando y modelando a otros). Después este aprendizaje se puede perfeccionar a través de dinámicas y juegos donde se escenifican las situaciones previamente estudiadas. Estas situaciones nos generarán emociones similares a las que podremos vivir en dichas circunstancias.

El ámbito de trabajo de los profesionales de Emergencias y Urgencias casi se podría comparar a una selva donde la supervivencia del paciente y la nuestra es primordial. Esta selva es un entorno de gran estrés y velocidad cuyo objetivo final es “salvar al paciente y no morir en el intento”. Es un caldo de cultivo para el contagio emocional entre pacientes, familiares y profesionales.

Tener grandes conocimientos y habilidades en lasUrgencias y Emergencias médicas es vital para dar la mejor asistencia al paciente y a sus familiares, es algo que nadie pone en duda. Sin embargo pocos profesionales conocen la importancia de gestionar el estrés y el shock emocional que provoca cada situación vivida. Aprendemos a vivir con ese torrente emocional manejándolo lo mejor que sabemos. La buena noticia es que se puede mejorar la forma en la que lo hacemos.

Si aprendemos a desarrollarnuestras competencias emocionales mejoraremos no solo nuestro estado antes, durante y después de una Emergencia, sino que además podremos ayudar al paciente a gestionar el suyo propio.

Es importante conocer qué sentimosen cada momento (autoconciencia emocional) dentro de nosotros para regular la fuerza de esa emoción  (autorregulación) y poder ordenar nuestros pensamientos paratomar las mejores decisiones. Gracias a la gestión de la emoción podremos contagiar de forma consciente nuestro estado emocional provocando a nuestro alrededor un estado de mayor tranquilidad, seguridad y confianza. Esto ayuda a liberar endorfinas tan importantes en la regulación del dolor y ansiedad.

La inteligencia emocional busca la comprensión y el trabajo de las emociones propias y las de los demás para obtener los mejores resultados y contribuir a nuestro bienestar. Incluye herramientas destinadas a descubrir y desarrollar el talento en habilidades personales y sociales.

Gracias al aprendizaje de los recursos de gestión emocional podremos equilibrar el torrente neuroquímico asociado al estrés. Así, se previene el Síndrome de Burn-out, el estrés traumático, la traumatización vicaria y la aparición de enfermedades cardiovasculares que se nutren de ese constante estado de estimulación simpática.

Otro de los motivos para insistir en esta formación inexistente en este campo es gestionar al momento los posibles estados de indefensión aprendidos, el estrés emocional, las reacciones psicosomáticas, las reacciones de culpa tras una jornada de trabajo donde no hemos podido “salvar” a todos los que hubiéramos querido.

El desarrollo de la inteligencia emocional apuesta por favorecer la automotivación y una mejor autoestima del profesional sanitario.Esto se traduce también en un mejor ambiente de trabajo, menor número de reclamaciones, mayor rendimiento laboral, mayor satisfacción profesional y personal y una disminución del índice de suicidios en los profesionales. Igualmente conlleva una mejora de nuestra vida personal y familiar.

La Sociedad Española de Medicina de Emergencias (SEMES) apuesta por una formación continua de calidad y por la difusión de conocimientos e investigación en áreas ya conocidas y otras por explorar, siendo la Gestión Emocional un nuevo área imprescindible para nuestro colectivo, nuestra gran familia.

Es una necesidad imperiosa el promover la formación en Inteligencia Emocional en nuestra particular selva, la selva de las Urgencias hospitalarias y extrahospitalariasincluyendo a todo el personal (médicos, enfermeros y técnicos), tanto fijo como en periodo de formación.

OBJETIVOS 2016 del Grupo

  • -Dar a conocer la Inteligencia Emocional, su gestión e implicación en nuestro ámbito profesional de las Urgenciasa través de un primer taller en el Congreso de Córdoba 2017
  • -Promover cursos de Gestión Emocional, Conciencia Emocional, autoestima y automotivación.
  • -Iniciar cursos de Gestión Emocional personal con aplicación dentro y fuera de nuestro trabajo para mejorar el clima emocional y familiar.
  • -Nos planteamos iniciar una colaboración con el grupo de trabajo de la SEMFYC “Salud basada en las Emociones” cuya experiencia en este campo ya es de años, así como otros grupos de trabajo de Inteligencia Emocional de otras sociedades científicas que puedan aportar su granito de arena para construir unas urgencias emocionalmente saludables.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

« »